¿Y tú, a que estás esperando?

Cuando cumples los 30 parece que tu mentalidad cambia y el Pepito Grillo que estaba dormido empieza a despertarse y a revolotear por tu cabeza. Esto le pasó al canadiense Philippe Leblond.

Philippe empezó en el mundo de la moda con apenas 20 años hasta convertirse en imagen de grandes marcas en Nueva York, pero después de 10 años entre focos y pasarelas decidió cambiar de aires y comprarse una furgoneta para realizar un pequeño viaje, un pequeño viaje que hizo que su vida cambiara por completo.

Una vida sobre ruedas

No hace falta nada más que ganas de salir de la ciudad y camperizar una furgoneta para convertirse en un aventurero, esto sería lo que pensó Philippe y así lo hizo. Vendió su apartamento en Nueva York y cambió la idea de comprarse un coche deportivo por la de tener una furgoneta.

En su perfil de Instagram no te vas a encontrar fotos entre bambalinas ni en camerinos, vas a encontrar fotos de él surfeando, practicando kayak, descubriendo rincones maravillosos y sobretodo vistas increíbles desde su furgoneta, que lo acompaña en todo momento.

“Esta es la mejor lección de vida. Viviendo en la camioneta he aprendido mucho sobre mí mismo. Antes de la camioneta tuve la clase de vida de Beverly Hills, pero no era feliz. Decidí irme. Pasé de una casa realmente grande a esto. Y ahora estoy feliz». Ha declarado el joven aventurero a los medios locales.

El exmodelo se baña con una bolsa de ducha que la llena de agua cuando puede, normalmente en los campamentos y se mueve casi todos los días con su furgo.

¿Vivimos estancados?

Philippe nos enseña en cada foto que sube a sus redes sociales las maravillas del mundo, nos hace pensar en nuestra vida, en nuestro trabajo. ¿Realmente estás haciendo lo que te gusta?

¿Y si ponemos una furgoneta en nuestras vidas y nos vamos a buscar a Philippe?

 

 

Difunde la noticia