Cada día que pasa estamos generando más datos y esto son noticias muy malas para la Tierra. El método de almacenamiento que utilizamos actualmente son las memorias USB, pero su fabricación es muy dañina para el medio ambiente. También existen soluciones alternativas a los USB, que es el almacenamiento en la nube, pero su alto consumo de energía y su gran infraestructura tampoco ayudan mucho a mantener el medio ambiente.

 

Tras aumentar la demanda de dispositivos de almacenamiento, muchos investigadores han empezado a buscar distintas alternativas más sostenibles y al parecer, algunos ya tienen grandes avances.

 

Hablamos de investigadores belgas, que han encontrado una manera muy curiosa de poder guardar los datos, almacenándolos en polvo. Grandes celebridades de la bioquímica e informática ya están aunando sus esfuerzos para hacer que se convierta en el nuevo USB sostenible.

 

Este método se inspira en la manera en la cual el ADN guarda la información genética. Muchos investigadores han desarrollado en los últimos 5 años un proceso químico en el cual pueden guardar datos en polvo, pudiéndose descifrar posteriormente con un análisis bioquímico que vincula las moléculas a un mapa, app o web.

 

Hasta el momento no se ha podido almacenar una gran cantidad de información, limitándose solamente a textos cortos y códigos QR. No obstante, se espera que estos USB sostenibles puedan almacenar tanta información como un USB convencional.

 

Puedes consultar toda la información en Nature